Malasaña 32

Fenómenos paranormales en una casa normal 

Malasaña 32. Fenómenos paranormales en una casa normal. La guionista de la película Malasaña 32, Gema Neira, afirma que esta cinta no narra un suceso real concreto pero que está inspirada en una multitud de casos paranormales que han tenido lugar en España. No obstante, es inevitable relacionar esta historia con una calle maldita del barrio de Malasaña donde se han sucedido crímenes espantosos a lo largo de los años.

Hablamos de la calle Antonio Grilo, donde han tenido lugar sucesos espeluznantes desde el siglo XVIII y que posiblemente sea la calle con más asesinatos de todo el país. Pero sin duda el caso que más repercusión tuvo – y el que pudo servir de inspiración para película Malasaña 32  acaeció el 1 de mayo de 1962 en el número 3 de la citada calle cuando el sastre José María Ruiz Martínez, enloquecido, asesinó uno por uno a todos los miembros de su familia. Con cada uno utilizó un arma diferente: una barra, un cuchillo, una pistola y un martillo.

Después de matar a su esposa y a sus cinco hijos, salío al balcón con los cuerpos ensangrentados y comenzó a gritar a los espantados transeúntes: «¡Los he matado a todos!», «¡Los quería mucho!» y «¡Aquí están!» Y posteriormente se pegó un tiro diciendo «Dios no me lo tendrá en cuenta».

Cuando la policía entró en la casa, pese a que había sangre por todas partes, pudo determinar como y donde se produjo cada uno de los asesinatos, pero lo que nadie aún hoy en día puede imaginar es que pasaría por la cabeza de ese hombre para cometer tamaña atrocidad. ¿Tal vez escuchaba voces que le conminaban a matar a su familia como al asesino de Amityville? ¿Qué hace que una familia normal en una casa normal llegué a ocupar todas las páginas de sucesos?

El terror de la cotidianidad es justamente lo que ha tratado de retratar el director de Malasaña 32, Albert Pintó. En plena transición (1976), una familia, recien llegada del pueblo, se instala en una casa del barrio buscando la prosperidad y el anonimato que puede ofrecerles la capital. Pero pronto descubren que no están solos …

Fantasma de Amitville captado por la cámara del matrimonio Warren 

Calle Antonio Grilo, 3 

La relación de crímenes que han tenido lugar en esta pequeña calle del barrio de Malasaña (y en concreto en la casa situada en el número 3) es extensísima. Hagamos una cronología de lo macabro:

●1776 – El cuerpo de un hombre asesinado es encontrado en plena calle por una familia que transitaba por allí. El rastro de sangre conduce a una iglesia cercana donde se encuentra el sacerdote cubierto de sangre. Lo detienen sin que oponga resistencia. Al parecer la víctima había descubierto la relación del cura con una muchacha del barrio. Condenado a muerte por su crimen, finalmente el mismo rey Carlos III lo exonera de la pena máxima.

●1861 – Un sicario, enviado por su marido, acuchilló a Carlota Pereira en la citada calle la noche del 28 julio.

●1909 – Una señora paralítica, llamada Ramona Díaz Castillo, roció a la amante de su marido con ácido sulfúrico

● 1910 – Un vecino de la calle Antonio Grilo se arroja al vacio desde una ventana muriendo en el acto.

● 1913 – Un niño que transitaba por la calle es atropellado por un carro.

● 1927 – Un niño es atropellado por un coche en la calle maldita.

●1932 – Dos cocineros del café de San Bernardo se enfrentaron mortalmente. Uno golpeó al otro con una botella de vino en la cabeza y el atacado se revolvió clavándole en el vientre un cuchillo de cocina de gran tamaño.

●1945 – El camisero Felipe de la Braña Marcos, de 48 años, fue hallado muerto de un golpe en la cabeza. Cuando lo encontraron, su mano derecha aún agarraba un mechón de pelo del homicida. La Policía nunca encontró al culpable.

●1964 – Pilar Agustín Jimeno, vecina de la primera planta de dicho edificio, de veinte años y soltera, estranguló a su bebé. Después envolvió el cadáver en una toalla y lo ocultó en el cajón de una cómoda. El cadáver fue descubierto dos días después por una hermana que vivía con ella.

Por si fuera poco, en el sótano del edificio del número 9, descubrieron hace ya algunos años una gran cantidad de fetos humanos acumulados. Por lo visto existió allí un abortorio clandestisno durante la posguerra.

También se sabe que en el siglo XVI existía un cementerio, en el lugar donde hoy se ubica el edificio maldito, que pertenecía al Beaterio de Santa Catalina de Sena. Es por ello que durante años la calle se denominó calle de las Beatas.

Lo cierto es que debe haber muchos de edificios construidos justo encima de un cementerio pero solo en este inmueble se han producido hechos tan luctuosos en un relativamente corto espacio de tiempo.

malasaña 32

Noticia del asesinato del asesinato múltiple en la calle Antonio Grilo  narrada por el periódico de sucesos «El caso»

Un demente mata a su esposa y a cinco hijos y se suicida

Un martillo, una pistola y un cuchillo de cocina. José María Ruiz Martínez no necesitó más para terminar con la vida de su mujer y sus cinco hijos, además de con la suya propia, en el angustioso suceso que tuvo lugar en el número 3 de la calle de Antonio Grilo, donde habitaba la familia.

Sobre las ocho menos veinte, la Sala del 091 recibía una llamada de este sastre de cuarenta y cuatro años, natural de Pedro Martínez (Granada), en la que afirmaba haber matado a su mujer y sus cinco hijos.

Dos patrullas se desplazaron hasta la calle Antonio Grilo, donde los agentes trataron sin éxito que José María Ruiz les abriera la puerta de su domicilio, el 3ºD. A voces y muy excitado, el sastre requirió la presencia de un padre carmelita, «ya que todos los de su familia descansaban con Dios», aseguró. Armado con una pistola de calibre 5’35, José María Ruiz Martínez amenazó con disparar a todo aquel que tratara de entrar en el edificio.

Con objeto de prevenir mayores violencias, una de las patrullas se desplazó hasta el Templo Nacional de Santa Teresa, en la cercana plaza de España. No tardaron en volver con el padre Celestino, que habló al enajenado desde un balcón en el segundo piso de la finca 8, enfrente del inmueble número 3.

Mientras el clérigo intentaba calmar al sastre, que le apuntaba con la pistola desde su balcón y lucía un pijama cubierto de manchas de sangre, una multitud empezó a arremolinarse en el lugar, con una gran expectación.

El Caso

Portada de El Caso

Encima de sus cabezas, el espectáculo era sobrecogedor. José María Ruiz Martínez pedía la absolución del padre, asegurando que quería suicidarse. «Esto es para mí, Dios no me lo tendrá en cuenta», gritaba el sastre mientras agitaba su arma, y añadía: «los he matado por no matar a otros canallas».

Pero lo peor estaba por llegar. José María Ruiz volvió al interior de su vivienda para, a los pocos minutos, salir de nuevo al balcón con el cadáver horriblemente mutilado de uno de sus hijos, mostrándoselo al público. Una escena que repitió con otros dos infantes para después entrar en el interior de la vivienda y quitarse la vida de un disparo.

Cuando los funcionarios de Policía lograron entrar al interior del 3ºD, el espectáculo era espantoso. En el dormitorio del matrimonio se hallaba la esposa, Dolores Bermúdez Fernández, tendida en el suelo. En un «moisés» estaba Susana, de dos años, con señales de haber sido degollada. En el cuarto de baño, se encontró muerta a María Dolores, de catorce años, con un disparo en la garganta que hace presuponer su pretensión de esconderse. En una habitación interior, en la cama, otra niña de doce años, Adela, muerta. Y en un cuarto que da a la calle, José María, de diez años, y Juan Carlos, de cinco; uno degollado y el otro muerto por arma de fuego.

En el 3ºD del inmueble número 3 de Antonio Grilo vivía también Juana García Capitán, de veintidós años y natural de Madrid; cuidadora de los niños. «A las seis de la mañana, el señor me encargó que fuese a una farmacia de guardia con el pretexto de que la señora no estaba bien», contó Juana García a los allí presentes, muy afectada por el suceso. Se supone que durante el tiempo en el que la niñera no estuvo en casa, José María Ruiz Martínez mató a su esposa y a sus hijos.

 

Sigue navegando con nosotros y descubre nuevos misterios:

Planetas en una extraña órbita↵

Suscríbete