El Chupacabras  

Verdad o Leyenda 

El Chupacabras. ¿Verdad o Leyenda? ¿Puede tener el legendario chupacabras una explicación científica? Esta criatura bípeda, sin pelos, con largas garras y ojos brillantes ha atemorizado desde tiempo inmemoriales a los habitantes de zonas rurales o ganaderas de muchos lugares del mundo.

Sin embargo todos se preguntan si es real su existencia o si forma parte de las creencias supersticiosas de los pueblos más recónditos del planeta. Se dice que el chupacabras extrae las vísceras y la sangre del ganado dejando sus cuerpos cubierto de heridas profundas e incisivas.

Pues bien, los científicos apuntan una posible explicación de la existencia de este ser. El investigador Benjamin Radford, mienbro del denominado Cómite para la Investigación Escéptica, ha dado a conocer los resultados de un estudio llevado a cabo por él en el desierto de Texas, donde analizó «12 cadáveres sin pelo, con aspecto demacrado y señales de quemaduras en la piel«.

Según él, la causa de que muestren ese aspecto se debe a que han sido infectados de sarna sarcópica causada por un ácaro, cuyo nombre científico es Sarcoptes scabiei. Este ácaro se instala en animales salvajes de la familia canina, tales como lobos, coyotes, hienas, zorros o perros salvajes provocándoles engrosamiento de la piel, caída del pelo y otros signos externos que les dan una apariencia monstruosa.

Estos animales hambrientos y debilitados podrían atacar al ganado con la fuerza justa para extraerles la sangre o las vísceras pero para no despedazarlos por completo.

Recientemente el actor estadounidense Johnny Deep afirmó haber entablado una encarnizada lucha con un ejemplar de chupacabras durante una conferencia de prensa en Tokio. Por supuesto no era más que una broma para excusar su incomparecencia del día anterior. Sin embargo, no deja de ser curioso que este actor nacido en Kentucky, haga mención a este mítico animal del que se han constatado apariciones en su lugar de origen.

Sigue navegando con nosotros y descubre nuevos misterios:

Pirámide de Keops↵

Suscríbete