Cinco sentidos   

Y muchos más 

Cinco sentidos y muchos más. Nadie duda de que los seres humanos poseemos cinco sentidos.  Así ha sido la creencia a lo largo del tiempo y aún hoy en día esa afirmación continúa inalterable para gran parte de nuestra sociedad. 

Sin embargo, solo es necesario pensar un poco para darnos cuenta de que esa aseveración no es más que uno de los muchos mitos que persisten en nuestro mundo. ¿Qué sucede, entonces, cuando mantenemos el equilibrio en algunas situaciones complicadas? O, simplemente, ¿por qué no nos caemos de la cama cada noche? Pues ello es gracias al sistema propioceptivo de nuestra musculatura (el sistema que informa al organismo de la posición). Lo que nos garantiza que nuestro cerebro esté atento al cambio de textura si al dar una vuelta nos encontramos en el borde de la cama mientras nosotros dormimos plácidamente. ¡Genial!

Sentido del equilibrio

Sentido del equilibrio: Mientras que de nuestro sentido del equlibrio se ocupa el sistema vestibular, lleno de fluidos, que se encuentra en el interior de nuestro oído y nos permite mantener el equilibrio. Además, nos dota del control espacial, es decir, de la capacidad de evaluar cómo están las cosas situadas en el espacio y de su relación con el entorno.

Lo que está claro es que nuestras capacidades sensoriales son muchas más que las cinco establecidas comúnmente. De hecho, algunos consideran que deberíamos definir un sentido para cada uno de nuestros receptores sensoriales. Pero teniendo en cuenta que solo en cuanto al olfato poseemos unos 1000 receptores, esta consideración no tiene mucho sentido.

Además, contamos con numerosos sentidos que nos aportan información sobre los estados internos de nuestro cuerpo.

Los más patentes son el hambre y la sed, el dolor interno y la necesidad de vaciar la vejiga o el intestino.

Por ello lo más sencillo es clasificar los sentidos en función de la naturaleza del estímulo, de modo que podríamos hablar de sentidos mecánicos (el tacto, el oído, la propiocepcion, etc.), sentidos químicos (como el gusto y el olfato entre otros) y sentidos luminosos (la vista).

Cinco sentidos

Sigue navegando con nosotros y descubre nuevos misterios:

Casa encantada en España↵

Suscríbete